Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
img
img

 

 

El Angel del Regreso
Blog de ismaelpepe

img
img
03 de Marzo, 2010 · General

"La historia del bebedor y el milagro de los Reyes Magos"

“La historia del  bebedor y el milagro de los Reyes Magos”

 

Las voces de la madrugada de ese día de Reyes magos, fueron al encuentro de ese hombre que con pasos vacilantes, de borracho trasnochado. Caminaba a la deriva cual barquito de papel arrojado en un torrente de negra espesura. El lodo que se hallaba a los costados de las vías férreas, se trepaba caprichosamente por sus zapatones burlándosele. Todo en él aparentaba la imagen viva del fracaso. Por fuera parecía agonizante. Por dentro se moría sin remedio.

El hombre no podía creer que él, a semejanza de su padre en el pasado, repitiese la misma historia. Salió esa tarde anterior con engaños, diciéndole a su pequeña hija Claudia, que iba hasta la rotisería a comprar piza para la cena. Y no regresó.

Pensó que esta vez su voluntad podría más que la del vino; se equivoco. 

La pequeña Claudia se acostó temprano. Ya estaba acostumbrada a las desilusiones y la orfandad. A la soledad y la miseria que de vez en cuando le arañaban la pancita. También su madre la había abandonado hacía tiempo, yéndose con un tipo al baile, sin regresar jamás. Pero antes de acostarse la niña, no olvido su ritual que realizaba una vez al año; siempre para estas fechas: Acomodo un tazón con gramillas frescas y un balde de agua clara. Luego coloco sus zapatitos de cuero gastado con una carta que decía:

Queridos Reyes Magos, sé que ustedes cumplen con todo lo que se les pida. No quiero juguetes ni comida; aunque la Barbie de “Casa Tía” me sonríe. Les pido únicamente que ayuden a mi papá para que no tome más vino.

Los quiero mucho: Claudia

En cada sombra que dibujaba esa madrugada, el hombre recordaba su niñez con rabia. Tantas veces su padre lo había desilusionado engañándole con que le haría suntuosos regalos: Un castillo de Rasty para armar inmenso/ un juego de ping pon/ un tren a cuerda de chapas lustrosas, etc., etc. “¡Mentiras, mentiras!” Le gritaba una voz mala por dentro. Pero ahora él obraba de igual manera, bebiéndose hasta lo que no tenía con un par de amigotes. Y olvidándose de su hijita.

¡Borracho, borracho! –Bramaba el barro a sus pies. Y la sofocación le oprimía las fibras del pie izquierdo que se conectaban directo con su corazón.

Estaba decidido a aniquilar esa voz que lo atormentaba, aunque ello le costara el pellejo. Se odiaba a sí mismo. Y el sabor a ajenjo en su boca agria le vaticinaba un final.

El hombre trepo a gatas el inextricable terraplén que sostenía a sus verdugos, un par de gemelas frías e insensibles. Al apoyar el tibio cuello en el helado acero del riel, pensó en su madre que lo dejo huérfano desde temprana edad. Nunca le perdono a ella tamaña falta. Pues creía que la gente se moría cuando le viniera la gana.

Por momentos la semiinconsciencia lo anestesiaba con los vahos del alcohol, y al recobrarse, sus lágrimas se le mesclaban con el sudor del miedo que sabía a vino. Todo en él olía a determinante fatalidad y fracaso, pues era un borracho que no valía nada. Un ratón de gris pelaje que acertaba a pasar por las vías férreas, acompañado de una lustrosa cucaracha; se detuvieron por un segundo ante su mirada llena de extravió. “La compasión habita en todas las criaturas” Dijo el corazón del hombre. El roedor, por instintiva naturaleza, se le escabulló por un agujero de la camisa y se echó mansamente en el pecho atormentado. La cucaracha, tomó aposento en un parpado, bebiéndole las lágrimas, para así apaciguarle la pena.

“En la hora postrera, hasta lo repugnante se vuelve hermoso, querible” Pensó de nuevo y lloró otro poco más, al recordar su cobardía y pensar que dejaba a Claudia solita en el mundo. Luego se tornó inerme, entregado. Esperando las frías ruedas aceradas del tren,  su inminente verdugo- “El patas de fierro”- supo bautizarlo él cuando fue niño.

…De repente, el golpeteo de unos cascos como de caballo contra el piso, le alertaron- “Ni siquiera me permiten morirme en paz”- Refunfuñó. ¿O sería por causa del alcohol? Ya lo habían sabido asustar sonidos y figuras irreales, oníricas. Por efecto de un cerebro embotado por tanto beber vinos baratos.

El hombre vio aproximarse pausadamente tres jinetes ricamente ornamentados, resplandecientes. Se restregó los ojos ahora de verdad asustado. Mientras uno de ellos desmontaba con dificultad de un alto camello, a causa del pesado vestido tachonado con innumerables piedras preciosas, que dificultaba su andar. 

“Esta es la muerte que viene a buscarme”- Se dijo a sí mismo, receloso, queriendo no ver lo que veía. Luego desmontaron los otros dos, también lujosamente engalanados. Y rodeándole se le aproximaron  con gesto amistoso.

-… ¿Quiénes son?- preguntó con voz temblorosa.

-No temas buen hombre- Contestó uno de ellos, depositando sobre su hombro amistosamente, una mano oscura enjoyada en cada uno de sus dedos por espectaculares anillos de zafiros y diamantes.

Al unísono los tres le hablaron como voces amigas que traía el viento, graves y melodiosas, en busca del niño que aún dormía en su pecho.

Entregado por completo a la extasiada contemplación, entorno sus ojos buscando en el sopor del sueño. El desciframiento de tanta belleza que lo avasallaba, invadiéndole cada partícula de piel. Entonces soñaba que era niño, corría, jugaba y anhelaba ser adulto. Porque pensaba que los adultos al trabajar y ganar dinero, serian más felices que cualquier niño de este barrio pobre. Pues podría comprarse las golosinas que se les antojaran.

También soñó el hombre, el recuerdo que no es un sueño sino memoria; cuando sus hermanos mayores se burlaban de su creencia en los Reyes Magos. Mientras él acomodaba en una palangana pasto y agua. Soportando heroicamente las patadas en su trasero y la palangana que rodaba por ese barro, junto con sus esperanzas de recibir un “regalito”

-¡Los Reyes Magos no existen!- Lo atormentaban, destruyéndole con certezas lógicas, su ilusión, su castillo de pasto y agua. –“Será porque somos pobres que jamás ligo un juguete”- Pensó aquel niño y su castillo desde ese día se derrumbó para siempre.

Y ese será lo arrojo a este presente, en los brazos de esos extraños que le trataban y mimaban cual un niño, diciéndole- Te estamos preparando para una gran ocasión.

-¡¿Qué?!- Preguntó asombrado.- ¿Qué clase de locos son ustedes con esos disfraces?-

El rey de la mano oscura, mientras se sostenía el turbante de fina seda, le dijo con una dulzura que lo hizo anhelar volver a ser un niño. – Tú eres el regalo de una niñita muy especial…-Dirigiéndose a los otros reyes con mirada cómplice, volvió a decir- Son pocos los niños que creen todavía en nosotros.

El hombre, lloroso y vacilante, preguntó- ¿Cómo se llama la niña?..

-¡Claudia, tu hijita!- Respondieron los tres, mientras lo abrazaban colmándole de besos y caricias. De un amor tan puro, que le recordó al de su madre, fallecida cuando fue muy pequeño. Y cada lágrima del hombre se transformó en una pepita de oro, (pues el dolor es el crisol de donde nace lo imperecedero) que uno de los reyes juntó en una escudilla de plata.

Y en otro lugar, (cual un efecto mariposa) una niñita llamada Claudia, soñaba que los Reyes Magos cumplían con lo que se les pedía; siempre y cuando se lo pidieran con el corazón.

Y en otra dimensión lejana del tiempo, en la esfera akasica de lo sucedido. Un niñito pobre y lloroso, quitando el barro de su palangana, levantándola del suelo y besándola con devoción. Desprendiéndose de lo que sería un futuro oscuro. Se repetía a sí mismo con vehemencia y Fe “Los Reyes Magos existen, los Reyes Magos existen”

Aclarándote un poco esta historia:

Cuando un hijo cree en sus Padres, llama al poder más grande del universo para obrar su milagro. Muchos Padres me han contado de que en sus momentos más duros y pruebas más terribles, sus amados hijitos se transforman en angelitos de consuelo y fortaleza.

“Enséñate a creer en tus hijos, para que ellos puedan creer en ti” Y veraz que la armonía y la paz vivirán en tu hogar para siempre.

publicado por ismaelpepe a las 22:19 · Sin comentarios  ·  Recomendar
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>, <li>· Lista</li>
img
.Sobre mí
FOTO

Duilio Ismael Clavero

Ismael nacio en la ciudad de Villa Dolores, provincia de Cordoba. En su adolescencia emigro junto con sus padres a la Capital Cordobesa, buscando edificar un porvenir. Escribe desde niño.Su ultimo libro es una novela que narra una historia de amor,entrelazada con aquella antigua leyenda del cacique Comechingon,y el Arcangel Uriel, que le supo contar su abuela paterna...

» Ver perfil

img
.Calendario
Ver mes anterior Octubre 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031
img
.Buscador
Blog   Web
img
.Tópicos
» General (80)
img
.Nube de tags [?]
img
.Secciones
» Inicio
img
.Enlaces
» el angel del regreso
» arkenia editorial
» olx clasificados
» bitacora de ismael clavero
» CBA Córdoba Noticias
img
.Más leídos
» Arcangel Uriel, oracion.
» Buscando la llave maestra que abre a :"La ley de la Atracción"
» Como atraer a los Querubines a tu casa
» "El alquimista y la mujer de fuego"
» "El hombre que vendió su alma al diablo"
» La divina gracia de María Santísima
» La ley de Atracción y nuestras enfermedades
» "La verdadera belleza solo se ve con el corazón"
» Leyenda Comechingona del origen del universo
» "Oración de la Prosperidad"
img
.Se comenta...
» "Oración de la Prosperidad"
22 Comentarios: nugebe, maria, ANA MORA, [...] ...
» El antídoto de la soledad
1 Comentario: Rojo
» Poema Gay, Alma Gemela
1 Comentario: rojo
» "El Angel del Regreso" presentación del libro
1 Comentario: Patrica
» "El hombre que vendió su alma al diablo"
2 Comentarios: Logan Henderson, Logan Henderson
img
.En imagen

Paisaje

Paisaje
img
.Al margen
Bienvenidos a mi bitacora
Abramos el corazon a lo milagroso, y descubriremos que los angeles caminan entre nosotros.
img img
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad